Hostia.es

Lo sabemos, somos la Hostia y punto ES

First Dates: Torrente en la vida real, ahora… ¡todavía más ESPAÑOL!

En un lado de la mesa teníamos a José Luis, un Guardia Civil retirado de 54 años que, aparte de buscar delincuentes, ahora, también buscaba el amor… y a España: «España para mí es mi madre, mi alma, mi familia». Lo cierto es que José Luis nos sorprendió bastante con algunas de las frases que soltó en el confesionario: «Yo cuando vengo a Madrid, voy siempre armado. A todas mis amigas que vienen conmigo les digo lo mismo: ‘si hay un conflicto, apartaos, que voy a intervenir’».

¿Alguna frase más así ‘piconsita’ antes de entrar en materia? Pues claro que sí: «En mi casa tengo al General Franco presidiendo mi mesa»

En el otro lado de la mesa teníamos a Sonia, una asesora comercial de 50 años que, como veréis, tenía mucho en común con nuestro amigo José Luis: «Soy de derechas de toda la vida».

Sonia matizaba también que «Bueno, quizás un poco de centro cuando salió el Rivera. Me gustan los toros, el fútbol, las motos… todo lo que le gusta a los hombres excepto las mujeres»… estos dos se tenían que llevar genial, ¿no? Pues ahora veréis…

La cosa es que, cuando empezó la cita y por más que, al principio, pintaba bien, la tensión se fue haciendo palpable y, en un momento determinado, lo único que podía verse en esa mesa eran cuchillos volando de un lado a otro.

Solo llegar, Carlos Sobera, con toda su buena intención, le pidió a Sonia que le enseñase a José Luis la bandera de España que tenía tatuada en el tobillo y él, lejos de ilusionarse, se lo tomó a mal: «no me gustan los tatuajes, no los tolero».

El momento del brindis inicial fue más tenso que Don Quijote en un parque eólico. Ella brindó con vino blanco, pero él no bebía alcohol «solo bebo en casa». Ante la insistencia de ella para que se tomase un trago, él se mostró muy tenso: «Respeta que beba agua».

Al poco de avanzar la cena y ante la ‘revelación’ de que ella era fumadora, José Luis le soltó: «Lo he notado en cuanto te he escuchado. Las mujeres que fumáis tenéis la voz más ronca».

Cuando tocó hablar de los roles de género y de los temas del hogar, volvieron a chocar, solo que de una forma bastante inesperada: él defendía que las tareas del hogar tenían que repartirse y ella en cambio… creía que tenía que ser algo exclusivo de las mujeres.

Pero es que ahí no acababa la cosa: «las mujeres se aprovechan mucho de los hombres cuando se separan», afirmaba ella. ¿Alguna perlita más? Claro que sí: «No soy machista ni feminista, defiendo la igualdad».

La cosa es que, después de tantos roces y después de la cantidad de chispas que saltaron a cada una de las frases, el final estaba más que cantado: ambos dijeron que ‘no’. Eso sí, ella añadió una cosilla más: «A mí nadie me va a cambiar». Algo que no le sentó nada bien a José Luis.

Aquí os dejamos el vídeo íntegro de la cita:

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta surrealista cita? Dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

La entrada First Dates: Torrente en la vida real, ahora… ¡todavía más ESPAÑOL! aparece primero en CABROWORLD.

Author: Cabro

Comentado en facebook